Llegamos a Amsterdam por la tarde, con el cielo gris oscuro y bastante fresco, por no decir muy frío. ¿Dónde está la primavera? Nos alojamos en un muy cómodo departamento que nos prestó por unos días Killo un amigo español que vive allí con su novia holandesa, a pasitos del río Amstel.  Todo en la ciudad queda a pocos metros de algún río o canal y eso la vuelve encantadora. Una de las mejores formas para conocer Amsterdam es alquilando una bicicleta.

Lluviosa Amsterdam

En pocos minutos el cielo ya está negro y en nuestras ganas de ganarle a la naturaleza, salimos a las apuradas con nuestras bicicletas también prestadas. Pero ella manda y al rumor de pequeñas gotas golpeteando sobre el agua, se suma el viento y luego un verdadero aguacero que además de bañarnos nos manda de vuelta para adentro. Empapados y mascando bronca nos sentamos a esperar con impaciencia y por suerte no dura mucho la tormenta,  pasan unos cuantos minutos y como por arte de magia el agua se detiene y el cielo se vuelve limpio, con una que otra estrella. Salimos esperanzados pero también con desconfianza,  los faroles comienzan a encenderse al costado de ríos y canales, en donde se ubican montones de casas flotantes que con sus ventanas abiertas invitan a fisgonear cómo es la vida dentro de ellas.

Los puentes de piedra están iluminados con pequeñas bombitas rojas y cada tanto pasan botecitos con sus dueños sonrientes con una copa de vino en sus manos, una invitación a la envidia,  sana y de la otra.  Ahora sí, caminamos lentamente, entre charcos que brillan en el pavimento y el aroma de las flores mojadas que te llenan el alma. En los restaurantes las parejas toman vino tinto  mientras que en los grupos de amigos predomina la cerveza. Mientras tanto las bicicletas verdaderas dueñas de la ciudad vuelven a tomar las calles como es su costumbre.

Plaza Rembrandt

Llegamos a la plaza de Rembrandt llena de bares, restaurantes y colores y de allí se abren callecitas con varios locales, los comerciales todos cerrados, los de comida y bebida todos abiertos. Hay mucho movimiento y la juventud aprovecha que el tiempo no está tan feo como suele estar.

Por allí vemos una parrilla argentina, no nos sorprende, en muchas ciudades del mundo también las hay. Pero luego aparece otra y luego otra más. El “efecto Reina Máxima” pensamos, las debe haber puesto de moda. Es mucho para mí, son tantos los recuerdos que cruzan por mi mente, tantos los meses que no pruebo una buena parrillada argentina, que empiezo a delirar. Veo chorizos y morcillas gigantes que vienen a mis brazos, trozos de vacío y entraña, tiras de asado y chinchulines que me llaman a su encuentro. Caro está igual pero se controla, mantiene la compostura, yo me paro en la puerta de las parrillas, leo el menú, miro las fotos de los platos, saco cuentas de cuánto cuesta, paso mentalmente del euro al dólar y luego al peso. Prometo ahorros significativos al día siguiente, pero Caro es una viajera de objetivos claros, inquebrantables, así que seguimos andando.

Souvenirs de la Reina Máxima de Holanda, Amsterdam ¡Y es argentina!

Son más de las 22 hs y volvemos a la plaza Rembrandt absorbiendo todo lo que vemos y pensando en dónde vamos a cenar.  Mientras tanto, las parrillas se suceden, no es broma, contamos más de veinte y en un recorrido de unos cuantos minutos. ¿Cuándo se habrá desatado el furor parrillero en Amsterdam? ¿De qué país será la carne? ¿Será de vacas argentinas? En uno de estos restaurantes vemos una promoción: 20 euros más la bebida por parrillada para dos personas; excede nuestro presupuesto vamos a comer solo sanguchitos los próximos días, pero como decía mi querido abuelo Miguel, los gustos hay que dárselos en vida.

Plaza Dam y Barrio Rojo

En los días siguientes disfrutamos de la ciudad a pura bicicleteada. Empezamos nuestro día en la , corazón de la ciudad, con la Nieuwe Kerk, (la Iglesia Nueva) y el palacio real, a unos pocos metros empieza el famoso Barrio Rojo en donde las  trabajadoras sexuales esperan la llegada de clientes detrás de los escaparates de pequeños locales, la prostitución es legal en esta ciudad.

Plaza Dam

Plaza Dam: Palacio Real y Nieuwe Kerk (la Iglesia Nueva)

Barrio Rojo

Barrio Rojo

Oude Kerk (Iglesia Vieja)

Frente a estos establecimientos se yergue la Oude Kerk (la Iglesia Vieja), el edificio mas antiguo de Amsterdam, de principios del siglo XIV. De un lado el templo y del otro las prostitutas, en la Argentina no sería posible algo así, sería un escándalo. Preguntamos y nos cuentan que no podría ni tendría que ser de otra manera ya que el templo se construyó en parte, gracias a las chicas. La historia es así: por siglos, marineros, mercaderes y soldados que llegaban a la ciudad eran en su mayoría casados y además “buenos cristianos” entonces antes de enredarse en los brazos de estas damas, pasaban por la iglesia para que el sacerdote les expiara sus pecados, los que cometerían en unos cuantos minutos. Estos hombres recibían el perdón de la Iglesia, para tranquilidad de su atormentada alma y por esto pagaban unos buenos dinerillos hasta por adelantado. Amsterdam es una de las ciudades de mente mas abierta del mundo y eso nos gusta mucho y además nos intriga, siempre preferimos que los temas más complicados se discutan y se expongan y no que se los esconda detrás de una falsa moralina.

Mushroom Magic

En esta zona se ubican también los famosos coffee shops, en donde se puede encontrar y comprar prácticamente de todo, legalmente solo está permitida la entrada a los mayores de 21 años: Marihuana, hongos alucinógenos y polvos exóticos.

También hay montones de sex shops con los más extravagantes aparatos, videos, libros y muñecas inflables.

Mercado de Flores

kit de semillas de cannabis y marihuana

Andamos por el mercado de las flores en donde es impresionante la cantidad de tulipanes y bulbos que se pueden comprar y donde también te venden kit de semillas de cannabis y marihuana para empezar a hacer tu plantita.

Voldenpark

Vamos al Voldenpark en bicicleta a respirar aire fresco; nos sentamos al costado de los canales a ver la vida pasar, mientras los patos y las gaviotas se acercan a pedir comida; entramos a queserías exquisitas que te permiten probar todos los quesos que quieras gratis; aprovechamos los happy hours de los bares para conseguir los vasos de cerveza a 1,5 euro. Entre caminatas y pedaleos, surge la inevitable necesidad de ir al baño y esto es algo sumamente molesto en Amsterdam. Casi todos son pagos, con códigos en las puertas y en algunos locales hasta te cobran el servicio aparte, aunque hayas consumido.

Free Tour de Sandeman

Una tarde Caro junto a sus amigas argentinas Cynthia y Paola se anota para hacer el free tour de Sandeman por el centro histórico, tour gratuito y muy interesante. Mientras tanto yo aprovecho para sentarme en un bar junto al canal para escribir un poco y tomar algún trago.

Casa- Museo de Ana Frank

Fachada de la Casa Museo de Ana Frank, visita ineludible

Una mañana vamos hasta la Casa-Museo de Ana Frank, la niña judía que escondida de los nazis, escribía sus sentimientos en un diario. Recorremos la casade pisos de madera y ventanas tapiadas en donde ocho personas consiguieron ocultarse por más de dos años hasta que los primeros días de agosto de 1944 fueron encontrados, secuestrados y enviados a los campos de exterminio. Ponerse solo por un segundo en la piel de esa niña, de todas esas personas nos causa pavor y una tremenda tristeza e incomprensión por la extrema maldad del ser humano. Solo Otto Frank, padre de Ana consiguió sobrevivir, todos los demás murieron en manos de los nazis. Hasta el día de hoy persiste el enigma de quién los denunció.

Plaza Spui y Plaza Leiseplein

Al salir de allí, todavía con las sensaciones de lo que acabamos de ver, damos vueltas por Amsterdam tratando de reencontrarnos con la belleza de la ciudad, andamos junto a exquisitos canales, cruzamos puentes repletos de bicicletas, pasamos por un mercado de carpas blancas y apetitosos aromas en medio de una avenida, vamos hasta la plaza Spui y luego a la Leidseplein con sus artistas callejeros, bandas de música, bares y restaurantes. Es nuestra última noche en Amsterdam, las luces de la ciudad brillan en el agua, mientras empiezan a encenderse los faroles de las callecitas que dan al río. Al otro día seguimos viaje, lo maravilloso de viajar, lo triste de viajar. Viajar es también acostumbrarse a dejar lugares increibles detrás, acostumbrarse a vivir con el temor a no saber si vas a regresar algún día. Caminamos de la mano por la orilla mientras tarareamos sin darnos cuenta: “Quereme así, piantao, piantao, piantao… trepate a esta ternura de loco que hay en mí, ponete esta peluca de alondra y volá, volá conmigo ya.. Vení, quereme así piantao, piantao, piantao, abrite a los amores que vamos a intentar la trágica locura total de revivir, vení, volá, vení, tra…lala…lara..” Gracias Astor,  Negro Lavié y todos los locos que se atreven a soñar.

¿Ya conocés nuestros libros? "Por el Mundo Juntos a la Par. La vuelta al globo en 80 crónicas" comprende historias de nuestros viajes por Sudamérica, Centroamérica, América del Norte, Europa, Sudeste Asiático, India y Nepal. Es una producción independiente y con tu compra nos ayudás a seguir viajando.

Comprar acá $280  

“ASIA. Crónicas del Lejano Oriente” es nuestro segundo libro de crónicas de viaje. 54 en un recorrido apasionante por Hong Kong, China, Filipinas, Myanmar, Camboya, Vietnam, Malasia, Tailandia, Japón, Corea del Sur, India y Nepal. Volamos por primera vez a Asia a fines de 2011 y quedamos fascinados con su diversidad, sabores, colores e historias. Regresamos dos veces más, en 2013 y 2014 y en total vivimos diez meses en el “Lejano Oriente”.

Comprar acá $300

Promo 2 libros juntos $530 escribinos a periodistasviajeros@gmail.com

Dejar un comentario

4 Comentarios