Temprano arriba y salimos camino a los Everglades, ese territorio salvaje, pleno de vegetación y plagado de caimanes que tantas veces vimos en películas y series de televisión como División Miami o CSI Miami. En realidad en el paseo de medio día solo se puede acceder a una pequeña parte, ya que todo el Parque Nacional es inmenso, tiene 60 kilómetros de ancho y 160 de largo y además es patrimonio de la Unesco. Entonces vamos camino a Miami continental, frente a nosotros las pequeñas islas privadas con sus mansiones y sus yates se ven apacibles y orgullosas. Tomamos la calle 8, pasamos Little Havana (a nuestro regreso bajaremos para dar una vuelta) y andamos derecho hacia el oeste, por una ruta en buen estado y con algo de tráfico. Cada tanto el GPS con su tonada española y nula capacitación en el idioma inglés nos ordena: Doble a la derecha en la Sunset doctor (en vez de Sunset drive) o direcciones así. A Conchita como la apoda mi suegro le faltaron algunas horas de estudio, pero igual nos lleva a destino. Dejamos atrás una reserva natural de pueblos originarios y el casino Miccosukee que ellos mismos regentean y también algunas agencias que realizan el safari a los Everglades.

Excursión a los Everglades desde Miami, Estados Unidos

Arribamos a “Everglades Safari Park”, que tiene en el frente varios micros estacionados, además de un bar y una casa de venta de souvenirs. La noche anterior, sin demasiado tiempo de investigación previa, buscamos recomendaciones por internet y esta agencia fue la que más nos convenció. También por internet compramos  los tickets con un descuento de 3 dólares en el precio final de $23 por persona. Lo mas irónico de todo es que en medio de la ruta nos repartieron volantes en donde el descuento era de $5. Para que salga nuestro airboat, así se llaman esos deslizadores con grandes hélices detrás, faltan unos minutos, así que nos sentamos a comer unos sandwiches mientras todas las aves autóctonas de la zona se suman a nuestra comida.

Excursión a los Everglades desde Miami, Estados Unidos

Excursión a los Everglades desde Miami, Estados Unidos

Excursión a los Everglades desde Miami, Estados Unidos

Nos toca un airboat bastante grande y nos subimos junto a unas veinte personas. Lentamente nos internamos por un río estrecho con mucha vegetación alrededor, cada tanto el bosque se ralea a los costados y el agua se cubre de verde dando la idea de que nos deslizamos por una especie de alfombra. Atentos siempre y con los ojos bien abiertos estamos en busca de avistar algún cocodrilo o  caimán que todavía no se haya ido para Barranquilla.

Excursión a los Everglades desde Miami, Estados Unidos

Excursión a los Everglades desde Miami, Estados Unidos

Excursión a los Everglades desde Miami, Estados Unidos

En un claro en donde la vegetación escasea y solo se ven pequeñas plantas amarillas que emergen del agua, el piloto detiene el airboat y da una corta pero ilustrativa charla. Nos explica que los Everglades no son exactamente un pantano como se cree generalmente, ya que los pantanos tienen el agua estancada, mientras que en esta zona el agua tiene movimiento, sobretodo por la acción del río Okeechobee y sus afluentes. Además nos da aliento y nos dice que seguramente podremos ver algunos Alligators y nos dice que tengamos en cuenta que la principal diferencia entre cocodrilos y caimanes está en el hocico.  El de los cocodrilos es más delgado, tiene forma de V y el de los caimanes es más ancho y tienen forma de U.  Además en el cocodrilo, las mandíbulas superiores e inferiores son del mismo tamaño mientras que en los caimanes la inferior es más delgada. Antes de arrancar, el piloto asegura que los caimanes no son ningún problema en la zona, las Pitón sí lo son. Estas serpiente se han reproducido de tal manera que para mantener el equilibrio cada tanto abren jornadas de cacería donde premian con U$1000 a quien lleve la pitón más grande. “La manera norteaméricana de arreglar las cosas, a los balazos..” lo dijo el capitán…A confesión de partes…

Excursión a los Everglades desde Miami, Estados Unidos

Excursión a los Everglades desde Miami, Estados Unidos

Excursión a los Everglades desde Miami, Estados Unidos

Excursión a los Everglades desde Miami, Estados Unidos

Antes de llegar podemos ver dos caimanes, pero se hundieron tan rápido que no llegamos a verlos bien de frente. Nos bajamos del airboat con ganas de que el paseo fuera un poco más largo, 30 minutos es realmente poco.

Excursión a los Everglades desde Miami, Estados Unidos

Excursión a los Everglades desde Miami, Estados Unidos

Excursión a los Everglades desde Miami, Estados Unidos

Excursión a los Everglades desde Miami, Estados Unidos

Excursión a los Everglades desde Miami, Estados Unidos

De allí salimos a una pasarela de madera y a un pequeño museo con serpientes y cocodrilos. Luego vamos hasta una jaula en donde uno de los guardias da una corta demostración con unos cuantos caimanes con cara de dormidos y al final y con propina incluida el que quiera puede sostener a un caimán bebé, que por lo que vimos no tienen tan buen humor. Sobre todo cuando Caro le acercó demasiado cara con cara y el instructor tuvo que hacer un movimiento de Kill Bill para evitar un desastre.

Excursión a los Everglades desde Miami, Estados Unidos

Excursión a los Everglades desde Miami, Estados Unidos

Excursión a los Everglades desde Miami, Estados Unidos

Miami: Little Havana

Little Havana, Miami, Estados Unidos

A la vuelta nos detenemos en la calle 8 en lo que se conoce como Little Havana, el que fuera el barrio cubano por excelencia pero que en los últimos años ha recibido gran cantidad de inmigrantes centroamericanos sobre todo, hondureños y nicaragüenses.

Little Havana, Miami, Estados Unidos

Little Havana, Miami, Estados Unidos

 

Little Havana, Miami, Estados Unidos

Todo el barrio parece dormido, en el único lugar en donde fluye la actividad es en el Máximo Gómez Park, conocido como Parque Dominó. Entramos al pequeño centro repleto de hombres mayores concentrados en sus juegos de dominó, damas y hasta alguna partida de ajedrez. Del techo cuelga un cartel que anuncia que se prohibe gritar, escupir, estar en camiseta y chancletas, emplear palabras obcenas y por supuesto llevar armas. Como pena se imponen como mínimo dos semanas sin poder entrar y eso es justamente lo que le dicen a un hombre que está junto a nosotros, acusado de haberse peleado el día anterior. En algunos casos se juega por dinero y por eso cada tanto se da alguna que otra  trifulca. Otro hombre, de aspecto distinguido, les va tomando uno a uno la presión a los contendientes mientras estos siguen jugando. Dadas su edades y el empeño que ponen en las partidas, es una excelente idea.

Little Havana, Miami, Estados Unidos

Little Havana, Miami, Estados Unidos

Little Havana, Miami, Estados Unidos

Little Havana, Miami, Estados Unidos

Salimos y caminamos por esa calle medio desierta y decadente, entramos a una de las varias tiendas de cigarros de la zona, antigua y con olor a tabaco y madera y nos quedamos un rato en ese espacio fresco y silencioso. Cuando empieza a caer la tarde, iniciamos la vuelta camino al norte de Miami Beach.

Habanos en Little Havana, Miami, Estados Unidos

Habanos en Little Havana, Miami, Estados Unidos

Habanos en Little Havana, Miami, Estados Unidos

 

Para leer la primera parte de la nota: Descubriendo Miami: De Miami Beach a los Everglades (1/2)

Para ir a los Everglades se puede elegir dos formas. Si tienen auto comprar las entradas en la web con descuento. No son con horario, solo día así que se puede llegar a la hora que se quiera. La segunda opción si no alquilaron auto es un tour desde Miami, pero suelen costar en doble que la entrada, cerca de U$50 por persona.

Dejar un comentario