En la década del noventa la zona de los Balcanes se vio conmovida por la intolerancia, los fanatismos y la guerra. Fueron años durísimos, pero por suerte quedaron atrás para que todos sus habitantes puedan vivir en paz y para que los que aman viajar logren descubrir una región magnífica, de mares, lagos y montañas, de ciudades amuralladas, islas y parques nacionales; de iglesias (católicas y ortodoxas), mezquitas y sinagogas; de viñedos, naranjos, limoneros y olivos; tierras en donde por siglos gobernaron romanos, bizantinos, eslavos, venecianos, otomanos y hasta el imperio austrohúngaro. Todos dejaron algo ya sea en la arquitectura, la música, la literatura, la pintura o la gastronomía. Les presentamos un itinerario por los Balcanes sugerido.

Itinerario por los Balcanes

Fueron seis las repúblicas que conformaron Yugoslavia en los tiempos en que el Mariscal Tito fue su líder indiscutible tras la Segunda Guerra Mundial: Eslovenia, Croacia, Serbia, Bosnia y Herzegovina, Montenegro y Macedonia, cada una con sus tradiciones, lenguas y religiones.

Mapa Ex Yugoslavia

Mapa Ex Yugoslavia

Hacer un itinerario por los Balcanes en bus propone uno de los circuitos por Europa más apasionantes que existen. Y además lo pueden iniciar desde donde más les guste. Además de la los atractivos naturales e históricos, los precios son muy accesibles.

1 – ESLOVENIA

En nuestro itinerario por los Balcanes llegamos a Italia en avión y viajamos desde Venecia en tren hasta la ciudad de Trieste y luego en bus para cruzar la frontera y pasar unos días en Pirán; en la costa eslovena es desde donde damos la señal de largada para el #BalkanTrip.

Pirán, Eslovenia

Desde Pirán seguimos a Liubliana, la capital. Una ciudad que nos fascinó desde el primer día, con su Puente Triple, sus calles peatonales, las caminatas junto al río Liublianica, sus mercados y restaurantes y el castillo medieval que sobresale en las alturas entre la vegetación. Desde allí hay dos excursiones imperdibles: Una es al lago Bled, en el norte del país, de hermoso paisaje entre montañas en donde en bote se llega hasta la pequeña isla, ocupada por completo por la iglesia de María con sus 99 escalones. La otra es a las cuevas de Postojna, en el centro de Eslovenia, con sus grutas milenarias de estalactitas y estalagmitas y muy cerca del castillo Predjama, construido literalmente en la roca casi como deslizándose por la colina.

Liubliana, Eslovenia

Castillo de Predjama, Eslovenia

Lago Bled, Eslovenia

2 – CROACIA

Partiendo desde Liubliana, a poco más de dos horas de viaje se arriba a Zagreb la capital de Croacia. Otra ciudad muy interesante, para no parar de caminarla con sus cafeterías y panaderías, sus parques y museos como el de las Relaciones Rotas; su ciudad vieja y nueva con su plaza principal Ban Jelacic, sus mercados e historias de brujas y el funicular más corto del mundo. Desde Zagreb también hay excursiones espectaculares, la mejor sin dudas es a las cataratas del Parque Nacional Plitvice, con sus lagos que terminan en 92 cascadas, en donde se puede caminar por pasarelas que se deslizan sobre el agua transparente.

Zagreb, Croacia

Lagos de Plitvice, Croacia

3 – SERBIA

En este punto a nosotros se nos abrieron dos opciones (no se preocupen que hay muchas más). La primera: viajar directamente a la costa dálmata de Croacia en donde brillan Split y Dubrovnik entre otras bellezas; o hacer un rodeo (visitar la costa Dálmata más adelante) y seguir camino a Belgrado para visitar la capital de Serbia. En nuestro caso elegimos esta última opción. Belgrado es una ciudad que vibra, mantiene sus cicatrices de la guerra, sus bares a la vera del río Danubio en donde mezcla sus aguas con el Sava, su fortaleza Kalemegdan, sus kafanas en donde se come sabroso y se escuchan baladas serbias en vivo por el mismo precio. Saliendo de Belgrado hacia el sudoeste, se puede hacer una parada en el pueblo de montaña Zlatibor o cruzar las bellas montañas del Parque Nacional Tara y el río Drina para ya encontrarse en Bosnia y Herzegovina.

Belgrado, Serbia

Parque Nacional tara, Serbia

4 – BOSNIA Y HERZEGOVINA

Para arribar a Sarajevo, se necesitan tres horas más, pero no se la pueden perder. La capital de Bosnia y Herzegovina ha resurgido de sus cenizas tras la guerra y es un verdadero encanto caminar por sus calles angostas entre mezquitas y bazares, con sus teterías, cafeterías y caravasares (antiguas casas de patios interiores con comida y hospedaje) en donde también se fuma shisha y se escucha música. Luego caminar junto al río Miljacka y ver el lugar exacto en donde fue asesinado el archiduque del imperio Austrohúngaro, Francisco Fernando, hecho que derivaría en la Primera Guerra Mundial. También hay cantidad de bares para tomar buena cerveza local y comer los mejores cevapcicis (salchichas de carne picada) o bureks (tartas de hojaldre rellenas de carne, queso o verdura) de todos los Balcanes.

Sarajevo, Bosnia

A dos horas de Sarajevo hacia el sur se ubica otra de las joyas del país, Mostar. Su Old bridge es una verdadera inspiración, mientras la ciudad se desparrama a los dos lados del río Neretva. Los alrededores de Mostar son hermosos para pasar el día de excursión visitando el pueblo de Medjugorje y a su iglesia, por supuesto, famoso lugar de peregrinación, ya que hace años hubo apariciones de la Virgen María. Los paisajes son muy bonitos, entre montañas, viñedos, olivares y árboles de cerezas. El antiguo y escarpado pueblo musulmán de Pocitelj y el monasterio otomano de Blagaj, construido entre las rocas de una colina sobre el río Buna, son dos puntos muy altos, de gran belleza ambos.

Mostar, Bosnia

Medjugorje, Bosnia

Pocitelj, Bosnia

Blagaj, Bosnia

CROACIA – 2da parte

Desde Mostar a Split el viaje es de cuatro horas, del lado croata la ruta serpentea junto al mar de la Riviera de Makarska, dando ganas de saltar del bus. Split es una ciudad maravillosa, con su marina y su espaciosa costanera y el palacio de Diocleciano, en donde en sus calles de piedra milenaria se esconden miles de secretos. En nuestros días en Split, nunca nos cansamos de caminar por allí, comer en sus restaurantes y perdernos en sus callejones de día y de noche. Allí cerquita también se encuentra el Parque Nacional Krka, con bellas cascadas que dan a espejos de agua en donde en primavera y verano se puede nadar libremente.

Split, Croacia

Parque Nacional Krka, Croacia

La otra gran joya de Croacia es Dubrovnik, una exquisita ciudad amurallada, que es imprescindible visitar. Pero además la costa de Croacia tiene varias islas maravillosas como Korkula, Brac, Hvar (su capital es una delicia), elijan la que elijan, ninguna los va a defraudar. En Dubrovnik hay de todo para hacer, pero hay tres cosas que recomendamos especialmente si son fanáticos como nosotros de los viajes, los paisajes y las series: subir en el cable carril desde donde se pueden ver unas vistas espléndidas de la ciudad; caminar por sus murallas, se las puede recorrer por completo; y si se vieron todos los capítulos de Game of thrones como buenos enajenados, hagan el GOT tour, no van a poder dormir del entusiasmo.

Dubrovnik, Croacia

Hvar, Croacia

Korcula, Croacia

5 – MONTENEGRO

Para que la visita a los Imperdibles de las seis repúblicas que conformaron Yugoslavia esté completa nos faltan Montenegro y Macedonia. Para llegar a la primera, desde Dubrovnik necesitan una hora hasta la frontera y una más para arribar al pueblo amurallado de Kotor, es un encanto, no se van arrepentir de la visita y de subir a la fortaleza. Si tienen tiempo, pueden recorrer la bahía de Kotor, con sus poblados, monasterios y el Parque Nacional Lovćen y la vista del lago Skadar. Además a una hora está Budva, destino playero, pero con una pequeña ciudad antigua y amurallada.

Bahía de Kotor, Montenegro

Lago Skodra, Montenegro

Budva, Montenegro

KOSOVO

Si continuamos con el itinerario de las ex repúblicas yugoslavas podemos seguir hacia Kosovo (que formaba parte de Serbia). Si buscamos belleza Prizren es la ciudad que se lleva los galardones, si queremos además adentrarnos en la historia reciente hay que seguir hasta Pristina.

Prizren, Kosovo

6 – MACEDONIA

Si seguimos hacia el sur, en dos horas  llegamos a la capital Macedonia, la sexta y última república de este recorrido balcánico por las ex repúblicas yugoslavas. Skopje es una de las ciudades más bizarras en las que estuvimos, el desarrollo urbano más atrevido de toda Europa. Pero la antigua ciudad de Ohrid merece una visita sin dudas. Se eleva junto al lago del mismo nombre, hasta la cima en donde se ubica la fortaleza medieval. Hay lindos restaurantes literalmente sobre el agua con unas vistas encantadoras, paseos en bote, atardeceres junto a la orilla y decenas de iglesias y monasterios ortodoxos que se alternan con varias mezquitas por toda la ciudad.

Skopje, Macedonia

Ohrid, Macedonia

Si tienen tiempo de estirar más el viaje como hicimos nosotros, vale la pena sumar Grecia, Albania, Bulgaria y Rumania.

 

 

Guardar

Guardar

Guardar

¿Ya conocés nuestros libros? "Por el Mundo Juntos a la Par. La vuelta al globo en 80 crónicas" comprende historias de nuestros viajes por Sudamérica, Centroamérica, América del Norte, Europa, Sudeste Asiático, India y Nepal. Es una producción independiente y con tu compra nos ayudás a seguir viajando.

Comprar acá $250  

“ASIA. Crónicas del Lejano Oriente” es nuestro segundo libro de crónicas de viaje. 54 en un recorrido apasionante por Hong Kong, China, Filipinas, Myanmar, Camboya, Vietnam, Malasia, Tailandia, Japón, Corea del Sur, India y Nepal. Volamos por primera vez a Asia a fines de 2011 y quedamos fascinados con su diversidad, sabores, colores e historias. Regresamos dos veces más, en 2013 y 2014 y en total vivimos diez meses en el “Lejano Oriente”.

Comprar acá $280

Promo 2 libros juntos $500 escribinos a periodistasviajeros@gmail.com

Dejar un comentario

6 Comentarios