Kitesurf en Mui Né, la playa perfecta para los fanáticos de este deporte y para los que disfrutan de tirarse en culipatín desde kilómetros y kilómetros de dunas rojizas. Playeros convencionales abstenerse.

Playa de Mui Né, Vietnam

Kitesurf en Mui Né, Vietnam

¡No te quedes sin probar hacer kitesurf en Mui Né! Mui Né se ubica a cinco horas de bus de la ciudad de Saigón (Ho Chi Minh city) y es una de las principales playas de Vietnam. Es también la capital nacional del Kitesurf, deporte náutico en donde se utiliza una tabla y una especie de cometa o paracaídas unida por sogas a un arnés que permite no solo surfear las olas sino también sobrevolarlas haciendo impresionantes piruetas.

Playa de Mui Né, Vietnam

Playa de Mui Né, Vietnam

Playa de Mui Né, Vietnam

Playa de Mui Né, Vietnam

Playa de Mui Né, Vietnam

Mui Né es una playa diferente de las muchas a las que nos encanta ir. Todo se ubica en una larga y ondulada calle de doble mano sin paralelas ni intersecciones. Del lado del mar se sitúan cantidades de hoteles, todos se hacen llamar resorts, aunque algunos sean de mediana calidad y todos tienen piscina porque en la mayor parte de Mui Né no existe la playa, las olas golpean furiosas día y noche contra murallones y explanadas de cemento. Esto para Caro es una afrenta, una playa sin playa para ella es inadmisible, la tengo que convencer para que no se suba al próximo bus que pase por la ruta.

Playa de Mui Né, Vietnam

Playa de Mui Né, Vietnam

Una buena manera de recorrer Mui Né es en moto y por eso alquilamos una por el día.  El flaco que nos recomiendan en el hotel nos pide 15 dólares (tenemos la data que sale entre 7 y 8 dólares)  regateamos, nos pide 10 dólares, vemos el scooter que nos ofrece, no tiene buena pinta.  Nos vamos. Otro nos ofrece una buena moto por 8 dólares, cuando aceptamos nos dice que en realidad esa la tiene alquilada y nos ofrece otra por más dinero. Nos negamos y nos vamos. Esta es una práctica muy extendida en Vietnam, te ofrecen cosas baratas para que piques y luego te cambian todo.  Finalmente en otro local el dueño nos pide 10 dólares y terminamos arreglando por 9, pero la moto está nuevita, impecable.

Playa de Mui Né, Vietnam

Salimos y nos dirigimos hacia el lado de las playas en donde se hace Kitesurfing, son solo unos cinco minutos de viaje. La única manera de entrar es pasando por los diferentes resorts, así que estacionamos la moto y caminamos entre fuentes, piscinas y senderos de palmeras hasta la playa.  A lo lejos en el mar podemos ver pequeños paracaídas de colores que se mueven en el cielo mientras sobre las olas saltan y dan vueltas  expertos  y novatos en el arte del kitesurfing.

Kitesurf en Mui Né, Vietnam

Kitesurf en  Mui Né, Vietnam

Kitesurf en  Mui Né, Vietnam

Kitesurf en Mui Né, Vietnam

Playa de Mui Né, Vietnam

La verdad es que si uno se sienta a mirar, queda embelesado por el vaivén de esos cuerpos que surfean olas y vuelan sobre ellas al mismo tiempo. Nos sentamos en un bar para ver el espectáculo y el viento es tremendo, se vuelan los vasos, revistas, ceniceros y todo lo que no esté amurado al piso. La arena te golpea en la cara, casi como una tormenta del desierto. Pensamos que es suficiente tortura por hoy y seguimos viaje. Buscamos lugar para almorzar, dudamos en elegir el restaurant, todos los carteles están escritos en vietnamita y en ruso. Mui Ne es una de las playas favoritas de viajeros provenientes de Rusia y eso se puede ver claramente en las calles, en los hoteles y en todo tipo de negocio.

Vendedora en Playa de Mui Né, Vietnam

Desandamos el camino entre motos, con el mar que cada tanto aparece a nuestra derecha  y llegamos al pueblo de pescadores que por siglos se ubica allí  mismo, mucho antes de la llegada de los turistas. Tras una curva uno se encuentra con una pequeña y encantadora bahía en donde cientos de barcos de madera flotan cerca de la costa.

Pueblo de pescadores de Mui Né, Vietnam

Pueblo de pescadores de Mui Né, Vietnam

Pueblo de pescadores de Mui Né, Vietnam

Pueblo de pescadores de Mui Né, Vietnam

Luego seguimos camino en busca de las dunas, como nada está señalizado, vamos yendo y viniendo, preguntando a vietnamitas y rusos que pocos nos dicen mientras la arena vuela y entra en los ojos y nosotros que no encontramos las ansiadas dunas rojas. Llegamos finalmente y paramos entre niños vietnamitas que se arremolinan para alquilarte unos pedazos de plástico para tirarte de las dunas y otros que intentan estacionarte la moto. A Machi ese día el humor no lo acompaña así que nos quedamos un rato, damos una vuelta entre el viento, el sol y la arena que vuela impiadosa, no alquilamos ningún culopatín y pegamos la vuelta.

Dunas Rojas de Mui Né, Vietnam

Atardecer en Mui Né, Vietnam

Volvemos al hotel y el sol que cae rojizo, impresionante entre palmeras y mar, alcanza para cambiarle el humor a cualquiera.

Atardecer en Mui Né, Vietnam

Atardecer en Mui Né, Vietnam

Atardecer en Mui Né, Vietnam

Atardecer en Mui Né, Vietnam

Atardecer en Mui Né, Vietnam

 

En Mui Né es mucho más numerosa la oferta de resorts que la de guesthouses u hoteles baratos. A la parte con playa se la llama “parte buena” y la otra mitad que tiene cemento es la “parte mala”. Intenten conseguir hostel en la parte con playa. Y sino algún resort medio pelo pero con pileta. El nuestro tenía wi-fi, aire acondicionado, refrigerador pero el agua caliente y el televisor no funcionaban. Sin embargo la pileta valió sus U$35

Dejar un comentario

2 Comentarios