El shinkansen, tren Bala japonés, avanza vertiginosamente mientras a los costados vemos una continuidad interminable de edificios y lindas casas de dos pisos y cada tanto extensas plantaciones de arroz. Kyoto se encuentra a 457 kms de Tokyo, pero gracias a la velocidad de nuestro transporte arribamos en 2 horas y media.

Kyoto es una verdadera joya de Japón. Caminamos por la estación central de entre cientos de escolares que están saliendo de excursión y enfilamos hacia el subte camino a la estación de Shijo, en busca de nuestro hotel. Por más de mil años fue la capital del imperio del Sol naciente (hasta que fuera transladada a Tokyo en 1869) y mantiene ese aire imperial en sus palacios, parques y templos. Por otro lado fue la única ciudad importante del país que no fue bombardeada durante la Segunda Guerra Mundial y su rico patrimonio histórico todavía sigue en pie.

Mayo 2014

Templo budista de Kiyomizudera, Kyoto. Japón 2014

Los fines de semana las chicas locales y del interior suelen salir a la calle con sus kimonos. Es la última moda en Kyoto. Japón 2014

En Japón conseguir alojamiento es complicado, lleva tiempo encontrar habitaciones libres y mucho más a buen precio. En general los cuartos privados no bajan de los 50 dólares la noche (los más baratos) y además varían mucho de uno a otro en calidad y servicio. Por el mismo precio hemos dormido en cuartos con todas las comodidades y en otros en donde casi no entrábamos parados de lo chicos que eran. En Kyoto queremos parar un poco la pelota y tomarnos el tiempo para conocer y repensar la ciudad desde diferentes ángulos. Nuestros días en Tokyo fueron una vorágine para los sentidos que nos dejó con la sensación de haber corrido demasiado, sin tiempo para reflexionar sobre lo que estábamos viendo.

Kyoto, Japón 2014

Es domingo a la tarde y caminamos entre la gente que anda de compras por la zona de las calles de Shijo y Kawaramachi, hacia el Nishiki market, con cientos de puestos de pescados, mariscos y dulces. De él se desprenden varias galerías comerciales, con cuadras y cuadras de pasillos techados con negocios de todo tipo.

Nishiki market, Kyoto. Japón 2014

Nishiki market, Kyoto. Japón 2014

Nishiki market, Kyoto. Japón 2014

Nishiki market, Kyoto. Japón 2014

Nishiki market, Kyoto. Japón 2014

Al salir nos dirigimos hacia el río Kamogawa mientras va cayendo el atardecer. La costanera es rústica y a un lado tiene una larga fila de bares sostenidos sobre pilares de madera. Compramos algo para picar y nos sentamos a la vera del río que fluye bajito.

Río Kamogawa, Kyoto. Japón 2014

Río Kamogawa, Kyoto. Japón 2014

Río Kamogawa, Kyoto. Japón 2014

Las familias pasean con sus hijos de la mano; una banda de música tira acordes mientras acumula botellas de vino y cerveza vacías; y grupos de amigas pasan vestidas con sus coloridos kimonos. Esta antigua tradición en los últimos años ha retomado su impulso y es común que los fines de semana la mujeres se pongan sus mejores trajes para salir a dar una vuelta.

Río Kamogawa, Kyoto. Japón 2014

Río Kamogawa, Kyoto. Japón 2014

Kyoto, Japón 2014

Calle Hanamikoji dori, Kyoto. Japón 2014

También la de las geishas es una tradición muy extendida en Kyoto y nos dirigimos a la calle Hanamikoji dori, centro de la zona en donde estas milenarias artistas estudian y trabajan. El entrenamiento de una geisha es exhaustivo y desde muy jóvenes aprenden danzas, poesía, teatro, ikebana, canto, a tocar instrumentos y ha realizar la compleja ceremonia del té. También hay un aprendizaje secreto que tiene que ver con la sexualidad,  pero este tema se maneja en un estricto silencio. Nos perdemos por románticas callejuelas iluminadas con farolas, con residencias antiguas reconvertidas en spas, casas de masajes y restaurantes en donde trabajan las aprendices de geishas llamadas maikos y por supuesto las geishas experimentadas. Allí uno puede sumergirse en la antigüedad japonesa, muy diferente en su arquitectura e idiosincrasia a cualquier otra del mundo.

Calle Hanamikoji dori, Kyoto. Japón 2014

Calle Hanamikoji dori, Kyoto. Japón 2014

Calle Hanamikoji dori, Kyoto. Japón 2014

Calle Hanamikoji dori, Kyoto. Japón 2014

Calle Hanamikoji dori, Kyoto. Japón 2014

Calle Pontocho dori, Kyoto. Japón 2014

Volvemos a cruzar el río que por la noche recibe la luz amarillenta que derraman sus focos y nos invita a que nos quedemos allí para siempre. Hay gente por todas partes y cerca de donde estamos se ubica otra calle tradicional, la Pontocho dori angosta y repleta de restaurantes con delicias de la cocina japonesa. Los precios son altos, así que hacemos cuentas y cuentas para finalmente llegar a la conclusión de que esta noche el presupuesto no alcanza para darnos el gusto de cenar en alguno de ellos.

Calle Pontocho dori, Kyoto. Japón 2014

Calle Pontocho dori, Kyoto. Japón 2014

Kyoto, Japón 2014

¡No te pierdas la segunda y tercera nota de Kyoto!

Les recomendamos leer también el blog de Flapy, un gran amigo español que dedica todo su blog al país del sol naciente. Flapy in Japan

Dejar un comentario

5 Comentarios

  • Increible nacion, con un deplorable indice de natalidad que los llevaria a desaparecer en un par de centurias sino recuerdo mal, ahora me pregunto para que Japon tiene un extraordinario proyecto de construir una ciudad submarina en sus costas en forma de espiral si este es el futuro………………por la zona del tsunami anduvieron, un abrazo.JDB

  • Hoy pude leer esta 1ª parte de Kyoto. Me resultó fascinante la forma en que describen lo que ven y también las buenísimas fotos que ilustran la nota. Nos ayudan a conocer lugares que seguramente nunca podremos visitar.
    Ahora seguiré leyendo la 2ª parte.
    Gracias por brindarnos la oportunidad de recorrer de vuestra mano estos lugares exóticos. SALUDOS

  • Hoy pude leer esta 1ª parte de Kyoto. Me resultó fascinante la forma en que describen lo que ven y también las buenísimas fotos que ilustran la nota. Nos ayudan a conocer lugares que seguramente nunca podremos visitar.
    Ahora seguiré leyendo la 2ª parte.
    Gracias por brindarnos la oportunidad de recorrer de vuestra mano estos lugares exóticos. SALUDOS