fbpx

La botella y La almendra o mejor dicho en catalán La Ampolla y La Ametlla son dos pequeños pueblos ubicados en la costa del Mediterráneo en donde el origen de sus nombres se ha perdido en el tiempo. Pueblos de pescadores y casitas blancas, de acantilados y pequeñas calas, de cuentos de piratas, moros y cristianos y también de historias de la guerra civil.

Catalunya: Camino entre l´ametlla y l´ampolla del mar

Dos días antes de llegar hasta allí estábamos participando del Travel Bloggers Meeting en Tarragona, al sur de Cataluña y no teníamos ni idea de donde quedaban La botella y La almendra como les decimos cariñosamente.

Travel Bloggers Meeting: Encuentro de bloggers de viajes

Travel Bloggers Meeting: Encuentro de bloggers de viajes

Castells de Tarragona, España

Tarragona  se sitúa a poco más de una hora de tren de Barcelona y es conocida por sus Castells, las famosas competencias de torres humanas; por su pasado romano y porque en las afueras se ubican las refinerías de la petrolera Repsol (vieja conocida de los argentinos)  principal fuente de trabajo de toda la zona.

Tarragona, España

Playa de Tarragona, España

Al finalizar el encuentro de viajeros y gracias a los organizadores Victoria y Eddy, por intermedio de la Oficina de Turismo de Terres del Ebre nos hicieron una invitación a la que nos fue imposible negarnos. Solo nos dijeron vengan a caminar libremente, conozcan nuestras playas, calitas escondidas y acantilados y después nos cuentan. Solo con estos datos ya estábamos dispuestos a darnos una vuelta por allí.  Pero además nos comentaron que con tanta caminata  nos podía dar hambre, así que nos invitaban a almorzar en un restaurante de la zona. ¡Perfecto entonces! Respondimos.

Tarragona, España

Tarragona, España

El lunes a la mañana temprano nos tomamos el tren en la estación de Tarragona y cuarenta minutos después nos bajamos en L´Ampolla, el más pequeño y lejano de los dos pueblos. El cielo estaba encapotado y preanunciaba una tormenta que no solo nunca se dio, sino que terminó convirtiéndose unas horas después en una tarde soleada. Al llegar allí paseamos por la costa sembrada de veleritos,  entre unos pocos turistas con las solapas de sus camperas levantadas.

L´ampolla, Cataluña

L´ampolla, Cataluña

L´ampolla, Cataluña

L´ampolla, Cataluña

Como comenzaba a lloviznar y el clima no estaba para largas caminatas, decidimos ir a almorzar y a esperar que mejore el tiempo. Entonces nos subimos a un taxi en dirección al restaurante ubicado en un camping en la ruta conocida como GR-92 que une los dos pueblos. El camino, ideal para hacer senderismo, es de gran belleza,  sembrado de pinos, playas arboladas y enormes casas de fin de semana, muchas de ellas con carteles de Se vende o Se alquila. Silverio, nuestro chofer, nacido en L´Ampolla, panzón y bonachón nos contó que entre la crisis económica y la burbuja inmobiliaria con millonarias especulaciones y luego sonoras quiebras, toda la zona está llena de viviendas vacías.

L´ampolla, Cataluña

L´ampolla, Cataluña

L´ampolla, Cataluña

Rato después llegamos al camping  Ametlla Village Platja, que a la hora del mediodía era puro silencio. Caminamos entre cabañas, bungalows, casas rodantes y carpas hasta el restaurante, ubicado enfrente de la piscina y a pocos metros de una preciosa calita en la playa. Recordar lo que comimos allí nos hace alucinar pepinillos de colores como nos repetía siempre nuestra amiga Juliana, cada vez que algo la impresionaba demasiado. Allí nos dejamos guiar por el mozo, muy atento y gran conocedor del menú. Primero arrancó trayendo unos pequeños pancitos con tomate, oliva y anguila ahumada, el comienzo era ideal.

Mejilla de Atún, restaurant del Camping Ametlla Village Platja, L´Ametlla, Cataluña

Cigalas en Restaurant del Camping Ametlla Village Platja, L´Ametlla, Cataluña

Camping Ametlla Village Platja, L´Ametlla, Cataluña

Un par de minutos más tarde nos sirvió dos copas de vino blanco de la cuenca del Ebro y dispuso la entrada que constaba de dos platos: Cigalas braseadas con aceite de oliva, exquisitas y Mejillas de atún con vegetales, excelente. Como principal:  Arroz con bogavante (una especie de langosta suave y carnosa popular en esta zona) con este plato se llegó al pico de la tarde, decir que era un manjar es poco. No nos quedó espacio ni para el postre. En nuestra euforia culinaria poco faltó para que le diéramos un abrazo de agradecimiento  al chef Marc Antón y a todo su equipo.

Arroz con Bogavante en Camping Ametlla Village Platja, L´Ametlla, Cataluña

Arroz con Bogavante en Camping Ametlla Village Platja, L´Ametlla, Cataluña

Tras la comida salimos tambaleantes y satisfechos y para bajar un poco todo, decimos hacer caminando los cuarenta minutos hasta L´Ametlla. El sol estaba bien alto y el aire del Mediterráneo nos transportaba casi en el aire por calitas desiertas y playas de rocas y caracoles en donde cuentan los historiadores que desembarcaban piratas moriscos mientras que las ordenes de monjes guerreros como los templarios les presentaban batalla.

Cala del Camping L´Ametlla, Cataluña

Cala del Camping L´Ametlla, Cataluña

Desde los acantilados podíamos ver a presurosos senderistas que sin perder el ritmo se internaban en la arboleda y cada tanto en algún rincón fresco aparecían familias de picnic. En temporada alta dicen, es mayor la cantidad de gente que anda por allí, pero nosotros remontamos casi siempre nuestro camino en soledad. En algunos recodos del camino en donde finas lenguas de agua se internan en la costa se pueden ver refugios de la guerra civil con el Mediterráneo brillante a la derecha y pelícanos y gaviotas que sobrevuelan lentamente todo el lugar.

Camino a La Ametlla del Mar, Cataluña

La caminata nos despabiló y llegamos a L´Ametlla, más grande que L´Ampolla, con el tiempo justo para dar una vuelta por sus callecitas que suben y bajan, con pequeñas tiendas y bares en donde pagando 2,5 euros se puede tomar 1 caña (cerveza) acompañada con una tapa de jamón serrano. Nos miramos, dudamos, nos tentamos, pero nos convencemos que lo mejor para nuestra salud es pasar por lo menos dos o tres horas más sin probar bocado.  Se nos va el tiempo mirando los barquitos blancos que reposan en el muelle y llegamos a la estación con el tren pitando el último aviso de salida.

Agradecimientos

Victoria Rodriguez y Eddie Lara Brito Organizadores del Travel Bloggers Meeting

Silvia y Neus Diputación de Tarragona Turismo de Terres del Ebre

Sonia Camping Ametlla Village Platja

Dejar un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

4 Comentarios

  • Vuelvo a decir que me parece maravillosa la nota, los lugares también. Y como decía, los Solá venimos de allí, mi abuelo nació en Manresa. Mi tatarabuelo fue director del Correo de Barcelona. Po qué no viajan a Manresa y averiguan algunas cosas de la flia? Mil besos

  • Como siempre se alimentan bien ustedes!!! El otro día estuve comiendo en un restaurante catalán y les recomiendo las gambas al ajillo!!
    Besos